CUANDO

Cuando te vi por primera vez, te conocía sólo de oídas.
Cuando te acercaste a mí, apenas te miré de reojo.
Cuando pronunciaste mi nombre, te vi sonreír malicioso.
Cuando dejé todo por ti, no te hiciste muchas ilusiones.
Cuando caí, me esperastes.
Cuando te busqué, no estabas lejos.
Cuando te dí la espalda me dijiste: ¿Donde vas?
Cuando hice como que no te veía, viniste a habitar mi indiferencia.
Cuando a tientas busqué un amigo, estabas allí por casualidad.
En el silencio más negro, te sentía respirar.
En el ojo de la tempestad, estabas pero dormido.
Junto al fuego de tu hoguera, llenaste mi soledad.
Y AHORA TE SIGO:
Derrotado, como Tú, pero ileso.
Condenado a la cruz, como Tú, pero vivo.
A menudo solo, como Tú, pero a tu lado.
Haciendo el bien, como Tú, pero en tu nombre.
Dando vueltas, como Tú, pero en tu barca.
Gritando en el desierto, como Tú, pero contigo.
Con pocos medios, como Tú, tan solo rico de ti.

JUAN JOSE AGUIRRE, Obispo de Bangassou

http://fundacionbangassou.com/cuando.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s