María Dolores Górriz, religiosa del Sagrado Corazón de Jesús, abrió ayer lunes con la conferencia titulada “Actitudes a cuidar en nuestras disminuciones” la Semana de la Vida Religiosa, a la que acudió el obispo, monseñor Mario Iceta.

Actitudes a cuidar…Disminucion. Charla en PDF

http://www.ivoox.com/actitudes-a-cuidar-nuestras-disminuciones_md_4362696_wp_1.mp3″ Ir a descargar

MariadoEl obispo de Bilbao dirigió unas palabras a las numerosas personas congregadas en Arrupe Etxea y recordó que “La vida consagrada es un don, y la respuesta es la acción de gracias”, así como que “El Evangelio siempre nos habla de magnitudes pequeñas”, además de la importancia de “la Misión”, ya que “si hay algún experto en humanidad, son los carismas religiosos”.

A continuación, y presentada por el jesuita Vicente Marcuello, comenzó la ponencia de María Dolores Górriz, quien de inicio quiso recordar a su compañera Marta Jiménez, tras declararse “en ese lugar afectivo y emocional” ante la enfermedad que padece. La religiosa aseguró que “la única misión que tenemos es acoger el amor de Dios y regalarlo” antes de comenzar a hablar de la disminución, que abordó desde tres líneas; una aproximación a este asunto y qué supone, la Disminución como “lugar de gracia que nos afecta a la fecundidad evangélica”, así como las actitudes a cuidar, título de la ponencia.

María Dolores Górriz afirmó que “es un tiempo de gracia para volver a Jesús; es una época para ahondar en la esencia de la vida religiosa” antes de desgranar una interesante charla en la que citó a Torralba, Quevedo o San Juan, entre otros, para articular su discurso. “Somos seres en proceso de crecimiento y nos son inherentes las crisis” destacó, así como que “cuando reconocemos las sombras, aceptadas, hay más luz. Porque somos seres que experimentamos el vacío y estamos fascinados por la luz”. Afirmó que “la Disminución pertenece a la dinámica pascual” y que “Dios va conduciendo nuestra vida”, porque “la realidad es como es, y en ella encontramos a Dios”, sin olvidar que desde la vida consagrada “somos y queremos ser un espacio abierto a Dios y a la comunidad”.

En cuanto a las actitudes, Górriz apostó por ahondar en la fuente de la vida, “dejar a Dios ser Dios”, descubrir la presencia amorosa de Dios en nuestra historia, vivir con pasión el hoy, con mente y corazón abiertos, y recordando que “sin buscar reconocimientos, encontramos la alegría en nuestro caminar”. También viviendo en gratuidad, atreviéndose a perder el pie y valorando la vida en sí misma.

Fuente: http://www.bizkeliza.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s