La dimensión comunitaria es, en sí misma, un planteamiento alternativo en nuestra sociedad. Y aquí radica también otra de las paradojas cristianas: que cuanto más nos vaciamos, más nos vamos llenando. Por cada caricia que damos sin esperar contrapartida; por cada gesto que trata de aliviar al compañero caído; por cada trozo compartido de pan, de paz, de palabra…, uno, sin buscarlo, va encontrando más sentido, más Vida en su vida, más comensales en la mesa compartida y más nombres en el corazón.

10ª sesión del seminario de espiritualidad ignaciana “En todo amar y servir”.

Martes 26 febrero, 19,15 en Arrupe etxea

Bi10 comunidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s