3ª sesión del Taller de espiritualidad

“En todo amar y servir”
Martes 30 de octubre, a las 19:15 h.

En este mundo, líbrenos Dios de los perfectos, que generalmente lo único que consiguen es perfeccionar la paciencia del resto.

La debilidad es parte de nuestra humanidad. Es más, de muchas de nuestras heridas puede nacer una fortaleza diferente, más humana, más tranquila, más humilde.

Muchas veces es desde nuestra propia experiencia de fragilidad, de limitación y de vulnerabilidad desde donde somos capaces de abrir la puerta al “otro”.

Si nos anclamos en una supuesta perfección, caeremos fácilmente en la intransigencia, el juicio y la condena del vecino por sus manías, sus rarezas o sus flaquezas.

Sin embargo, cuando se ven las grietas ajenas desde una realidad propia igualmente fragmentada y frágil, resulta bastante más fácil aceptar al otro con sus aciertos y sus fallos, sus estancias iluminadas y sus rincones oscuros.

Cinco claves de espiritualidad ignaciana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s